UNA HERIDA AL ALMA QUE NO CERRARA

UNA HERIDA AL ALMA QUE NO CERRARA

La desaparición repentina de un destino que a veces no terminamos de comprender, arrancaron en forma cruel la vida de ADELMITA TAPIA, en marzo pasado, a raíz de un atentado terrorista perpetrado por mentes insanas, cuando estaba en el Aeropuerto de Bruselas, lugar donde residía Adelmita, junto a su familia. Será difícil olvidar el año 2016 para toda la familia que hemos visto crecer a Adelma Marina. Para nosotros, fue lo peor que hayamos experimentado en carne propia de un año, que quedará como un mal recuerdo.
TE RECORDAMOS SIEMPRE Y TE QUEREMOS HASTA LA ETERNIDAD ADELMITA.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *