VÍCTIMAS SON PERSEGUIDAS POR  DELINCUENTES Y SUS FAMILIARES

RETIRAN DENUNCIAS POR TEMOR

Mientras en la mayoría de casos, la fiscalía demora de dos a tres meses para cumplir con el acta de reconocimiento, ya que el  proceso indica que el implicado tenga acceso a la información,  que incluyen datos personales del agraviado, tiempo suficiente para que el presunto delincuente o los familiares de este, inicien un verdadero calvario para la víctima, con amenazas y todo tipo de amedrentamientos, que ocasionan con más frecuencia el retiro de la acusación favoreciendo al implicado en el delito, la delincuencia crece y en relación al año anterior solo en lo que respecta a investigación criminal en Iquitos, se reportan 215 casos .

robo_auto_28

TIEMPO QUE PASA VERDAD QUE “HUYE”

La demora de los procedimientos que recaen mayormente en los despachos fiscales, hacen que el agraviado del delito pierda la voluntad de colaborar debido a que el presunto delincuente o los familiares de éste, amenazan o negocian con la víctima y entonces es así como cuando la fiscalía autoriza el  reconocimiento del implicado, después de una larga espera,   el agraviado simplemente puede negar o desconocer al presunto autor del delito.

LA IMPUNIDAD GENERA CONTINUIDAD  

Solo el reporte de una dependencia policial en cuanto a homicidios, lesiones graves, robo agravado, hurto agravado, delito contra la seguridad pública, delito contra la fe pública, administración pública, estafa, extorsión y  delito contra la libertad, suman de enero a diciembre 215 casos denunciados y en proceso de investigación mientras el año anterior (2014)  en el mismo período de tiempo se han reportado  153  y el  año 2013 148 casos.

PROCEDIMIENTOS QUE RETRASAN A LA JUSTICIA Y HACEN CRECER A LA DELINCUENCIA

Quizá muchas veces nos cueste entender de ¿cómo es posible que no realice la detención de una avezado delincuente pese a que se le podría conocer sus fechorías?. Los procedimientos podrían ser una verdadera traba si es que la demora en los mismos se sigue dando en beneficio de una creciente ola delincuencial que nadie puede parar hasta hoy.

Y es que los procedimientos son por demás engorrosos. La policía solicita detención preliminar a la fiscalía, a su vez la fiscalía eleva el pedido al juez, quien puede afirmar o negar y el resultado lo devuelve a la policía, si la policía acepta el pedido de detención preliminar,  entonces la misma policía notifica la captura al implicado, ósea debe “avisarle”  para que procedan al reconocimiento personal con la víctima. Luego,  que la víctima reconoce al implicado, entonces recién  la policía puede pedir al Ministerio Público la  detención efectiva. Mientras tanto la delincuencia crece frente a engorrosos  procedimientos y una policía desabastecida y ubicada en locales por demás inadecuados con una precaria logística y falta de atención.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *